Alejandro Aravena es el primer comisario latinoamericano de la Bienal de Venecia de arquitectura, ganador del último premio Pritzker, el chileno hace un llamado a sus compatriotas y a otros creadores latinos, para repensar la arquitectura desde su capacidad de transformar a la sociedad.

El encuentro entre las necesidades sociales y el conocimiento de la literatura es el principal objetivo de esta edición de la bienal veneciana de arquitectura y Aravena, un hombre que ha estado entre la vivienda social y las élites arquitectónicas, es la persona ideal para servir de mediador entre ambos mundos.

Entre los proyectos arquitectónicos que se han propuesto se encuentra el Plan Selva de Perú, que se plantea la construcción de 1000 escuelas modulares, y el proyecto de ETH de Zurich en Arsenale, donde se evalúa la aplicación de métodos constructivos que ahorran energía y materiales.

La Bienal de Arquitectura de Venecia también le ha dado la bienvenida a interesantes métodos de construcción ecológicos, como las edificaciones con bambú del colombiano Simón Vélez y las viviendas con barro que la arquitecta Anna Heringer ha propuesto en lugares como Bangladesh.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × cuatro =