Una de las piezas más representadas del ballet clásico es, indudablemente, La bella durmiente. Como parte de la serie de presentaciones que el Ballet de Moscú se encuentra ofreciendo en España, la prestigiosa compañía dirigida por Timur Fayziev lleva al público ibérico este montaje, con música de Tchaikovsky y libreto de Marius Petipa e Ivan Vsevolozhsky.

La pieza que lleva a España la compañía de baile moscovita está inspirada en el cuento del autor francés Charles Perrault y su coreografía fue desarrollada por el propio Petipa. La adaptación del cuento de hadas no es la única pieza que lleva el Ballet de Moscú en su gira primaveral.

La bella durmiente se estrenó en enero del año 1890 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, con la bailarina Carlotta Brianza en el rol de la princesa y el bailarín Pavel Gerdt como el príncipe.

Los bailarines moscovitas incluyen en su repertorio otros grandes clásicos del ballet clásico, como El Cascanueces y una de las piezas más interpretadas en todo el mundo, la que se considera la piedra angular de este género de danza: El lago de los cisnes.

También hay piezas que corresponden a creaciones de grandes autores universales, como El Quijote, inspirada en la novela de Miguel de Cervantes, y Sueño de una noche de verano, tomada de la comedia que escribió el gran dramaturgo inglés William Shakespeare.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos + dieciseis =