Isaac Hernández nació un un 30 de abril de 1990 en Guadalajara, México. A partir de los ocho años comenzó a practicar ballet clásico bajo la dirección de su padre y ya a los 12 años era una figura destacada del mundo de la danza mexicana consiguiendo premios, reconocimientos y los aplausos del público.

Me gusta estar en movimiento y siempre tener nuevos retos y propósitos que cumplir”, dice Isaac, “por ello aún no me veo en una sola compañía para el resto de mi vida, siento que quiero moverme aún más, dependerá de cómo me vaya sintiendo con lo que esté viviendo en esos momentos”.

Hernández, de 27 años, ha sido el bailarín principal del Ballet Nacional de Inglaterra, en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo, la Ópera de París y el Ballet Nacional de Holanda. Ha bailado en el Bolshoi, el American Ballet Theater de Nueva York y el San Francisco Ballet.

Isaac junto a su padre mantiene una fundación con dos escuelas de danza en Tlajomulco, en el estado mexicano de Jalisco, donde estudian unos 200 niños y hay 500 en lista de espera. La educación es gratuita. Una muestra que la danza sigue ganando adeptos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte − quince =