En la ciudad de Abel Beth Maacah, en Israel se ha descubierto recientemente una pequeña figura que data de hace 2.800 años. Una escultura de expresión seria que representa a un hombre de ojos oscuros con cabello largo y negro y con barba que lleva una diadema amarilla y negra.

En ese sentido, es posible que se trate de la cabeza de un personaje de la Biblia. Fue encontrada el verano pasado por el estudiante de ingeniería de Jerusalén Mario Tobia en un gran edificio en el punto más alto de la Ciudad Antigua, que es mencionada varias veces en el Antiguo Testamento.

La cabeza, de poco más de 5 centímetros, fue tallada en una cerámica vidriada llamada fayenza. Según los arqueólogos, lo más probable es que en su día formara parte de una estatuilla de entre 20 y 25 centímetros.

Vale destacar que las excavaciones en el edificio continuarán este verano, en un trabajo conjunto entre la Universidad Azusa Pacific y la Universidad Hebrea de Jerusalén. Asimismo,los arqueólogos esperan encontrar más información que pueda ayudar a determinar quién es realmente el rostro de la escultura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 × 1 =