En mayo del 2016 falleció el artista Gyula Kosice, una de las figuras más relevantes del arte latinoamericano que fue conocido por sus múltiples facetas como poeta, escultor, cinético y lumínico, además de haber impulsado los grupos Arte Concreto-Invención y el Madí, así como importantes fundamentos teóricos para el arte.

Kosice se caracterizó por ser el principal promotor de la utopía hidroespacial, una propuesta estética que podemos encontrar en muchas de sus obras que se encuentra basada en los principios de la filosofía porvenirista. Muchos críticos e historiadores han señalado al artista de origen checo como uno de los grandes protagonistas del arte contemporáneo del siglo XX.

A través de la filosofía porvenirista, Kosice quiso plasmar su intento de cambiar la vida utilizando como vehículo para este fin al arte. Esa creación plástica no solo se vería reflejada en la creación de nuevas piezas, también en la construcción de ciudades innovadoras que estuviesen habitadas por personas de pensamientos progresistas.

Una de las grandes interrogantes que giran en torno a las propuestas de Gyula Kosice es qué fue Madí y de dónde se inspiró el checo para crearlo. En cierta ocasión confesó que acuñó el término con el fin de crear palabras que le permitieran tener la libertad de expresarse de una forma única y, por lo tanto, de crear con la misma originalidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

15 − 11 =