Maestros de la cinematografía como Alfred Hitchcock, Peter Jackson o Francis Ford Coppola integran una larga lista de directores que tienen bajo la manga importantes producciones que, por una razón o por otra, nunca llegaron a estrenarse en el cine.

Terry Gillian es uno de los creadores del cine que forma parte de este dilema, ya que el cineasta tiene veinte años luchando para que su versión de Don Quijote de la Mancha se estrene, sin ningún tipo de éxito.

Stanley Kubrick, creador de grandes producciones, tiene una maldición con la historia que quiso realizar para recrear la vida de Napoléon, como si se tratase de un épico poema de amor. En el año 1968 el cineasta inició con este proyecto, para el que había contemplado al actor Jack Nicholson.

En su extensa investigación, Kubrick llegó a reunir alrededor de 500 libros y más de 15.000 fotografías de la época. Incluso invirtió en un lente especial para la filmación, todo para nada, pues los estudios MGM se negaron a financiar la producción, a pesar del éxito que había obtenido 2001: Una odise en el espacio.

Alfred Hitchcock tuvo que resignarse a que el film Kaleidoscope no fuese estrenado nunca. La cinta es considerada una de las producciones más oscuras del creador de The Birds, y fue rechazada por los estudios MCA, especialmente por las características del protagonista del film, un violador y asesino en serie.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × dos =