Es junto a Lygia Clark y Mira Schendel una de las máximas representantes del abstraccionismo en Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX. El trabajo de Gego, que originalmente estuvo marcado por una experimentación figurativa y expresionista, acabó por decantarse por la fuerza de la línea como máximo código de expresión en su producción artística.

Gertrude Goldschmidt, mejor conocida en el mundo de las artes como Gego, no solo empleó su vida a la creación de complejas retículas y tejidos que funcionaban a modo de instalaciones, también dejó un importante legado teórico, en el que profundizó en su filosofía artística y en los alcances y limitaciones de los medios de expresión escogidos por ella durante su vida profesional.

Impulsada por Alejandro Otero y Jesús Soto, Gego da inicio a su creación tridimensional a mediados de la década de los cincuenta. Su creación artística estuvo de la mano con su labor como docente, llegando a impartir sus conocimientos en la Escuela de artes Plásticas Cristóbal Rojas y la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela.

En la década de los sesenta produce su primera muestra individual en el Museo de Bellas Artes de Caracas, titulada Dibujos recientes y elabora algunas esculturas para la sede principal del Banco Industrial de Venezuela.

Su obra está compuesta por acuarelas, grabados, dibujos, tejidos de papel y esculturas, entre las que destacan singularmente sus reticuláreas.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 − 9 =