Quizás para algunos cuando mencionamos el nombre de Frei Otto no logran ubicarlo de un todo, pero son varias las obras arquitectónicas de la sociedad contemporánea que llevan su firma.

Este arquitecto se ha destacado a lo largo de su carrera por ser uno de los primeros en trabajar con estructuras tensadas, la cual permite el uso de materiales como membranas, mallas y láminas livianas.

Aunque su profesión primera fue la aviación durante la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, logró estudiar arquitectura en la Universidad Técnica de Berlín, para luego desarrollar su teoría arquitectónica de  “los materiales de construcción debían usarse responsablemente”.

En 1969, fundó un estudio en el sur de Alemania, donde él y su equipo investigaron sobre métodos de construcción efectivos, pero que empleasen pocos materiales.

Durante su trayectoria fue reconocido con varias premiaciones, pero no fue hasta el último año de su vida que logró ganar el Premio Pritzker, señalado como el premio nobel de la arquitectura.

Su legado aun continua vigente, llegando a ser influencia para otros profesionales que admiran a un hombre pionero en diversas áreas de la arquitectura.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

11 + 11 =