Recientemente a sus 92 años de edad murió el escultor español José Luis Sánchez, miembro desde 1987 de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y uno de los pioneros en trasladar la abstracción a la escultura española.

Sus aportaciones más destacadas fueron dentro del arte sacro contemporáneo desde finales de los años cincuenta. En ese sentido, su grupo escultórico del Bautismo construido en 1959 para el que utilizó materiales como hierro, cemento y chapa de cobre es una de sus obras más reconocidas.

Sánchez estudió en Madrid, Roma, Milán y París, ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de la capital española en 1950 y fue contemporáneo de Chillida y próximo de Pablo Serrano, el grupo El Paso y el arquitecto Rodolfo García Pablos.

Durante su carrera ejerció como profesor de Bellas Artes, fue Primer Premio de Diseño Industrial, Medalla de Oro de la Bienal de Arte Cristiano de la Bienal de Budapest y de la Bienal de Salzburgo en 1962 por el retablo para las Esclavas del Sagrado Corazón.

Vale destacar que Su obra se ha exhibido en alrededor de 55 exposiciones individuales en Europa y 65 obras monumentales por el mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 − nueve =