El 2018 ya tiene una semana, pero aún no se ha olvidado el impacto que ha dejado el mercado de arte en el 2017, particularmente en el campo de la pintura. Y es que el año pasado se rompió el récord de lo que se ha pagado por obtener un cuadro en una subasta, transformando a las piezas en las más caras de esa temporada.

Las altas sumas que los compradores destinaron para sus adquisiciones no tomaron en cuenta certificados de autenticidad. Solo lo codiciadas que eran a la hora de pujar por ellas.

En el puesto número uno aparece el “Salvator Mundi” de Leonardo Da Vinci, que fue adquirida por el príncipe suadí Bader bin Abdalá bin Mohamed bin Farhan al Saud, por la exorbitante cantidad de 450,3 millones de dólares a través de la casa Christie’s. Lo sigue la pieza “Untitled” de Jean-Michel Basquiat, que le hizo ganar a Sotheby’s unos 110,4 millones de dólares.

Los últimos tres puestos son ocupados por “Laboureur dans un champ”, de Vincent Van Gogh, “Contraste de formes” de Fernand Léger de Fernand Léger, “Bauerngarten (Blumengarten)” de Gustav Klimt. Mientras que las primeras fueron vendidas por Christie’s  por 81,3 y 70 millones de dólares, respectivamente, la última fue comprada en Sotheby’s por la cantidad 64,4 millones de dólares.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

13 + siete =