Esso Álvarez deja a un lado su faceta de fotógrafo para sumergirse en su rol de pintor. Lo hace con su primera exposición pictórica llamada “Pinturas Silentes” en la Alianza Francesa, sede Chacaíto, a partir del 1 de febrero.

La muestra del fotoreportero está compuesta por 57 obras, en óleo sobre tela, en las que manifiesta una investigación exhaustiva que realizó desde 2000 hasta 2016. “El proceso creativo es lento y mostrarte en una sociedad que te conoce por otros medios no es sencillo”, expresa Álvarez.

Aunque siempre ha tenido alma de fotógrafo. Su inspiración por la pintura comenzó a mediados de los años 80 cuando conoció la obra de Robert Rauschenberg -pintor estadounidense y uno de los principales representantes del Pop-Art en su país- y tuvo ocasión de entrevistarlo.

Esso Álvarez no se considera ni artista ni fotógrafo, sino comunicador. “Quizás porque  vengo de las ciencias, de la exactitud, de resultados concretos, mientras que en el arte no; el único poder que tiene el materializador de ideas, es su propio acto creativo dado con las herramientas que tiene a su alcance”, dice.

La inauguración es el 1 de febrero a partir de las 6:30pm

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 − 5 =