Una Escuela brasileña ganó el premio “Mejor edificio de arquitectura educativa” del mundo, dicho proyecto fue el fruto del trabajo colaborativo de la comunidad indígena de la zona a la par de los arquitectos.

La escuela de Canuanã funciona como un internado para niños en Formoso do Araguaia, en el estado nordestino de Tocantins. Cuenta con unos 800 alumnos a partir de los siete años de edad y se encuentra en un predio de 2.549 hectáreas.

Vale destacar que el edificio ha cosechado varios premios, entre ellos el RIBA Award a la Excelencia 2018, participa en la Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia y también ganó el Premio de Arquitectura del Instituto Tomie Ohtake AkzoNobel 2017.  Igualmente la plataforma de arquitectura Arch Daily lo distinguió como el Mejor Edificio de Arquitectura Educativa del Mundo de 2018.

La principal necesidad que plantearon los estudiantes fue la solicitud de mayor privacidad, ya que muchas personas dormían en la misma habitación. En el nuevo edificio, los alumnos pudieron elegir con quien compartir la habitación de solo seis estudiantes, lo cual sirvió para cambiar la dinámica de relación que tenían.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 + 17 =