ENTÉRATE | Algunas curiosidades de ‘La Monja’

0
48

El thriller se desarrolla en 1952, en el Monasterio de Cârta (Rumania), donde el Padre Burke y la hermana Irene son enviados por el Vaticano para investigar la muerte de una monja

 

Dirigida por Corin Hardy y escrita por Gary Dauberman, “La Monja” logra mantener al público pegado a su asiento con los pelos de punta, gracias a la impresionante puesta visual y estructura literal que posee.

Hardy había prometido que la película sería el capítulo más oscuro de la franquicia de El Conjuro, y cumplió, gracias a la fuerte influencia de El Nombre de la Rosa, El Exorcista y Drácula (de los cuales se ha declarado fanático).

Aquí te dejamos unas curiosidades sobre este impresionante film.

Entre Indiana Jones y Posesión Infernal

El realizador ha asegurado que al leer el libreto visualizó la trama como una combinación de Indiana Jones, El Exorcista y Posesión infernal, tres de sus películas favoritas.

Los actores odian el terror

Tanto Bonnie Aarons como Demián Bichir reconocen que no son admiradores del género terror, pero afirmaron que sí disfrutan rodando este tipo de películas.

Ampliando la franquicia del terror

Los hechos de la película tienen lugar antes de lo ocurrido en Expediente Warren: The Conjuring (2013) y Annabelle (2014).

El director Corin Hardy afirma que su película expande el universo creado por James Wan.

“Cuando leí el guión, me emocioné muchísimo. Hay un mayor sentido de la aventura. Hasta ahora, Expediente Warren trataba sobre el mal entrando en una casa y sobre la gente de esa casa viéndose obligada a superar eso. Esta va sobre el protagonista emprendiendo una aventura para detener el mal”, dijo Hardy.

Una monja demonio

En la película Valak se representa con el aspecto de una monja porque a este demonio le gusta profanar el cuerpo de ícono benignos de la Iglesia. En demonología, Valak, también llamado Volac, es el poderoso Gran Presidente del Infierno, y cuenta con legiones de demonios bajo su mando. Su gran fuerza y sabiduría busca el control de las personas por medio de rituales.

Un entorno perfecto

Una de las claves del filme es que se sitúa en un entorno distinto no visto en la saga hasta el momento, pues la acción transcurre en 1952.

“Este es un entorno completamente distinto. Se te ocurren nuevas formas de asustar más allá de la puerta y los suelos que chirrían… Puedes ser más creativo”, dijo Gary Dauberman.

Dos veces monja diabólica

Bonnie Aarons da vida a la monja diabólica de este filme. Ya dio vida a este personaje en Expediente Warren: El caso Enfield (2016).

Todavía hay mucho que contar

Según ha explicado James Wan, director de los dos filmes de Expediente Warren y productor de los ‘spin off’ de Annabelle, todavía tienen un montón de historias que contar.

“Creo que hay mucho material del que podríamos tirar de forma natural si tenemos la suerte de contar futuros capítulos”, aseguró.

Franquicia exitosa

Los filmes de esta saga han sido todo un éxito de taquilla.

La primera parte, Expediente Warren: The Conjuring (2013), recaudó en la taquilla mundial 318 millones de dólares. Su secuela, Expediente Warren: El caso Enfield (2016), consiguió alcanzar los 320 millones. Por su parte, el primer spin-off de la saga, Annabelle (2014), amasó más de 256 millones en taquilla.

Espectro salido de un cuadro

La terrorífica monja fantasmal en la que se centra esta película aparecía en Expediente Warren: El caso Enfield (2016). Su figura estaba pintada en un cuadro de Ed Warren y, poco después, este personaje atacaba a Lorraine Warren. Aunque en aquella ocasión la investigadora de fenómenos paranormales salía victoriosa de su enfrentamiento con este espectro, ahora tendremos que esperar qué intenciones tiene esta aterradora visión fantasmal.

Compositor nominado a dos Globos de Oro

Abel Korzeniowski es el encargado de la música del filme. Korzeniowski estuvo nominado a dos Globos de Oro por su trabajo en Un hombre soltero (2009) y Wallis y Eduardo: El romance del siglo (2011).

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × 4 =