Cuesta creerlo, pero el compositor italiano Ennio Morricone, quien hoy cumple 88 años de edad, ganó su primer premio Óscar competitivo a principios de este año 2016. Lo logró gracias a su trabajo en la banda sonora de la película The Hateful Eight de Quentin Tarantino, y lo hizo en su sexta nominación y luego de más de siete décadas de brillante labor musical.

El Maestro Morricone, quien nació un 10 de noviembre de 1928 en Roma, Italia, siempre ha sido un apasionado por la música. Desde niño tuvo esa vena y la explotó a más no poder a medida que iba creciendo. Su primer instrumento fue la trompeta, la cual estudió y le dio fama suficiente para llegar a tocar en bandas de jazz por allá por los años 40. Su siguiente paso fue ser arreglista de la RCA y ‘escritor fantasma’ de bandas sonoras de cine y televisión en los 50.

Tal era la calidad de sus trabajos que no pasó mucho tiempo antes de que diera el gran salto al ámbito internacional. Lo hizo de la mano de su amigo, el cineasta Sergio Leone, creando maravillas para el género del western. Ejemplos de esa época dorada de Ennio Morricone y Leone hay muchos, y solo por nombrar algunos se pueden mencionar Por un Puñado de Dólares, La Muerte Tenía un Precio, El Bueno, El Malo y El Feo, o Érase Una Vez en el Oeste.

Aclamación mundial y éxito rotundo fue lo consiguió en ese entonces el Maestro Morricone, y desde ahí no ha parado. Se le conoce por ser uno de los músicos más influyentes de la historia, así como también uno de los más experimentales y versátiles debido a su amplísimo rango. Además, se le contabilizan más de 500 composiciones para cine y televisión (de todo el planeta), y más de un centenar de obras clásicas.

Sus composiciones para la gran pantalla incluyen más de 70 aclamadas y premiadas películas, entre las que se incluyen (además de las antes mencionadas): Cinema Paradiso, 1900, El Exorcista II, Days of Heaven, The Thing, The Mission, Hamlet, Bugsy, In the Line of Fire, Disclosure, Misión a Marte, El Juego de Ripley, The Hateful Eight, y muchísimas más.

Lo dicho, su carrera ha sido tan brillante que su influencia se deja notar tanto en colegas compositores como en artistas del rock o el pop. En 2006, la academia de cine estadounidense le otorgó un premio Óscar honorífico a Morricone “por sus magníficas y polifacéticas contribuciones en el arte de la música de cine”… ¡Qué justicia ver que, diez años después, el gran Ennio estuviera subiendo al escenario para recibir un Óscar propiamente dicho en la categoría competitiva!

Un reconocimiento a una invaluable carrera, sí. Uno que se suma a los 3 Globos de Oro, 6 BAFTAs, 3 Grammy, y miles más que ya posee, también. Pero hoy, a 88 años de su nacimiento, solo se puede decir que el Maestro Ennio Morricone está por encima de los premios o galardones, y que su legado es tan grande que su vida ya es un trofeo en sí misma… Uno que ha venido él regalándole al mundo desde 1928.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco − 1 =