El fallecido millonario estadounidense Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual de menores, poseía una extraña pintura al óleo de Bill Clinton colgada en su vivienda en Nueva York, una mansión de siete pisos con decenas de habitaciones valorada en 77 millones de dólares, informaron fuentes de la policía federal durante un procedimiento investigativo al magnate.

La obra de arte, denominada ‘Parsing Bill’, fue pintada y vendida por la artista australiana Petrina Ryan-Kleid. En la pintura, el expresidente de EE.UU. aparece recostado en un sillón en la Oficina Oval llevando un traje azul similar al vestido del famoso escándalo de Monica Lewinsky y calzando tacones rojos.

En el pasado, Donald Trump y Clinton fueron vistos en varias fotos junto al multimillonario, pero se desvincularon cuando fue detenido el 6 de julio.

“El presidente Clinton no sabe nada de los terribles crímenes [de los que Epstein] se declaró culpable en Florida hace algunos años, o de los que recientemente fue acusado en Nueva York”, dijo el comunicado de Clinton enviado pocos días después.

El retrato no es la única curiosidad de la casa neoyorquina de Epstein, allanada recientemente por los investigadores federales en busca de pruebas. En la vivienda había también una muñeca de tamaño natural con un vestido de novia que colgaba de una lámpara de araña y un caniche negro disecado, entre otros extraños objetos.

Con informaci

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × 1 =