Una de las más grandes joyas de la cultura maya ha sido recientemente restaurada.  Integrantes del INAH trabajaron por meses para devolver el esplendor a los hermosos murales que integran el interior del Templo de Bonampak,  recinto que es considerado la Capilla Sixtina de América.

Restauradores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)  de México emprendieron esta tarea desde el año pasado,  concluyendo las labores de restauración recientemente y devolviendo a los 250 metros cuadrados de pintura prehispánica la belleza que poseían originalmente.

El Templo de Bonampak fue descubierto accidentalmente en el año 1946.  El explorador estadounidense Giles Greville Healey  y su guía,  un indígena lacandón llamado Chan Bor,  llegaron hasta este hermoso recinto siguiendo el rastro de un venado.

El complejo de Bonampak se encuentra integrado por 3 habitaciones.  En trabajos anteriores de restauración siempre se dejaban las labores de los muros y la bóveda del cuarto 3 para el final,  sin embargo en el año 2009 esta mecánica cambio. Haydeé Orea,  la directora del proyecto de conservación de los murales decidió iniciar los trabajos desde el cuarto 3  hacia el cuarto 1.

Los resultados que los restauradores obtuvieron en el cuarto 3 sirvieron de paradigma para emprender las tareas de limpieza, conservación y reintegración cromática en las habitaciones siguientes. Los murales de Bonampak narran un hecho histórico,  la batalla que llevó al poder a Chaan Muan II.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 × 3 =