No solo el Palacio de Versalles en Francia será producto de una remodelación, también el Museo del Prado contará con una ampliación del Salón de Reinos, a cargo de Norman Foster y Carlos Rubio, luego de que el Patronato del museo aprobara la propuesta presentada por los arquitectos.

El Salón de Reinos fue construido por Crescenzi y Carbonel en el año 1630. Dos siglos más tarde, las firmas Foster + Partners y Rubio Arquitectura se unen para dotar al espacio de nuevas galerías y espacios públicos relacionados con El Prado, al tiempo que propone un nuevo enfoque urbano para Madrid.

Este Salón de Reinos, que antiguamente fue el Museo del Ejército, se suma al Campus del Prado, siendo uno de los últimos vestigios del antiguo Palacio del Buen Retiro, una residencia de descanso que el rey Felipe IV construyó por sugerencia del conde-duque de Olivares.

El año pasado el edificio, que colinda con el Casón y la Real Academia Española, fue adscrito al Prado y declarado Bien de Interés Cultural. Aún hay discusiones acerca de la museografía que se destinará a este recinto y las piezas que se exhibirán en él.

El plan de crear un Museo de la Paz con Las lanzas de Velázquez, Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya y El Guernica de Picasso quedó descartado, ahora que una de las máximas obras del artista de Málaga se encuentra en las instalaciones del Museo Reina Sofía.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

16 + tres =