Con un presupuesto de 400 millones de dólares, el MoMA dio a conocer recientemente las características de la última fase de su proyecto de ampliación, una obra que les permitirá aumentar el espacio expositivo, para de este modo, dar albergue a mayor cantidad de artistas y obras.

Se estima que las obras estén culminadas para el año 2019 y que comprendan una ampliación del espacio de al menos un 30%. Las nuevas zonas expositivas le permitirán a la institución neoyorquina brindar al público más muestras itinerantes, especialmente aquellas que estén relacionadas con propuestas estéticas que se enfoquen en las minorías y en la mujer.

Ya fue terminada la ampliación que inició en febrero del 2016 comprendiendo el lado este del edificio. En esta zona el espacio fue absolutamente redefinido para crear dos nuevas galerías en el tercer piso, añadiendo un salón en el primer nivel con vista hacia el jardín de esculturas y modificando la escalera, para que llegara hasta el segundo nivel.

La renovación que se encuentra en pie y que puede estar terminada en el 2019, incluye modificaciones en la zona oeste, comprendiendo áreas como el vestíbulo principal para que adquiera mayor luminosidad y pasadizos que conectarán esta zona con la renovada zona este del edificio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 + dos =