En el año 1998 se realizó una evaluación exhaustiva de las condiciones del Guernica, una de las obras maestras del pintor malagueño Pablo Picasso, que además se encuentra en precarias condiciones de conservación, con lamentables daños irreversibles.

Los daños que sufre en la actualidad esta pieza del arte moderno son consecuencia de los traslados a los que el lienzo fue sometido para su exhibición en diversas salas del mundo. En vista de la situación, el Museo Reina Sofía prohibió que esta gran obra picassiana sea trasladada nuevamente fuera de sus instalaciones.

Manuel Borja-Villel, el director del Museo Reina Sofía, anunció recientemente que los trabajos de restauración del Guernica se hacen imperiosos, conscientes de que hay daños que ya no tienen remedio. Algunos de los barnices que cubren la obra se han oxidado, y otros tantos deben ser removidos.

En el año 2012 el Reina Sofía desarrolló un innovador proyecto de investigación. Mediante el uso de un robot de 9 metros de largo y 3,5 metros de ancho, el Guernica fue fotografiado en altísima resolución y valiéndose de diversos sistemas de iluminación, como ultravioleta e infrarrojo.

De esta profunda exploración se obtuvieron más de 24.000 fotografías, de las que aún no se conocen los resultados, pero que podrían salir a la luz de un momento a otro, con más detalles relevantes sobre esta pieza, protagonista central de una de las galerías más relevantes de Madrid.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × cuatro =