Los esfuerzos del Centro Pompidou por llegar a China serán recompensados finalmente, pues la prestigiosa institución cultural francesa está incluida en un proyecto a desarrollarse en el distrito de Xuhui de Shanghai.

El Gobierno de Xuhui se encuentra recuperando la zona industrial de esta región asiática y para ello quiere desarrollar un corredor cultural con una longitud de 11 kilómetros, invirtiendo en esta colosal tarea más de 3.000 millones de euros.

El Centro Pompidou cuenta con un lugar en esta titánica tarea cultural y los voceros del museo parisino ya anunciaron que el arquitecto británico David Chipperfield será el encargado de diseñar la sede del Museo de Arte Moderno West Bund.

La colección de este nuevo museo asiático estará centrada principalmente en piezas de arte contemporáneo creada por artistas chinos, además de una variada muestra de creaciones pertenecientes a pintores y escultores de otras latitudes, todas ellas procedentes de los enormes fondos que atesora el Pompidou en Francia.

Tras la cancelación de una sucursal del Centro Pompidou en China en el año 2007, el museo parisino, uno de los más importantes en su género luego del MoMA de Nueva York, vuelve a retomar el entusiasmo de ver su trabajo en el Lejano Oriente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos + uno =