Entre los artistas y escritores que este año reciben un homenaje especial por su aniversario se encuentra el escultor francés Auguste Rodin, uno de los pioneros de la escultura contemporánea que cumple este año el primer centenario de su muerte. Para celebrarlo, el Grand Palais inaugura una retrospectiva integrada por más de 200 piezas.

La retrospectiva se realiza en diálogo con piezas de otros artistas reconocidos, por lo que podrá verse, además de las esculturas de Rodin, creaciones de Picasso, Matisse y Giacometti, entre otros. La desnudez del cuerpo humano es uno de los tópicos unificadores de esta exposición, recurso que estuvo muy presente en la obra artística del francés.

Catherine Chevillot, la directora del Museo Rodin, fue la persona encargada de concebir esta retrospectiva global. La estética íntima y apasionada estuvo presente no solo en la creación artística de este destacado maestro, su relación sentimental con Camille Claudel es un claro ejemplo de la intensidad que imprimía a cada faceta de su vida.

Camille Claudel, destacada escultora también, fue colaboradora, musa, modelo y amante de Rodin. Su relación, como ocurrió con muchas otras parejas de artistas de la época, fue turbadora y trágica, por lo que muchos historiadores y críticos de arte se han tomado la tarea de estudiar los matices de este tórrido romance.

La entrega de Claudel fue total, para permitirle a Rodin profundizar en su fascinación por la silueta y la intimidad femenina, aspectos que quedan al descubierto en sus sensuales piezas y composiciones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 × uno =