Un grupo de arqueólogos han descubierto un increíble hallazgo en Israel, se trata de una pintura de Jesucristo datada del siglo VI d. C, dicha imagen no es la que tradicionalmente se conoce.

El hallazgo tuvo lugar en una pared de una antigua iglesia de Shivta, ubicada en el desierto de Néguev.

En la pintura se puede observar un rostro de Jesús, según lo dice el estudio, sin barba y con nariz alargada, cabello corto y rizado y ojos grandes. También se puede ver otra cara más larga con un halo pero es poco visible.

En ese sentido, para los especialistas la imagen de Cristo forma parte de una escena más grande que representa el episodio del bautismo de Jesús en la que la otra figura pertenecería a Juan el Bautista.

Finalmente, los arqueólogos aseguraron que se trata de un hallazgo muy importante que puede ampliar el conocimiento sobre el arte paleocristiano en la región.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

17 − 1 =