El arte se encuentra en cada rincón del territorio venezolano; podemos ver grandes obras, esculturas o monumentos en plazas, calles, redomas, museos, edificios, etc., que ayudan a representar los venezolanos y, más importante, están cargados de una historia inigualable que los hace únicos. Dentro de los monumentos más importantes de todos es el que se encuentra ubicado en la ciudad San Juan de los Morros, en el estado Guárico.

Esta majestuosa estatua hecha puramente de concreto es una conmemoración a San Juan Bautista que se levantó en la Plaza Bolívar de la capital del estado Guárico, además de ser el santo patrono de la ciudad y un gran símbolo para todos sus habitantes. La construcción fue decretada por mandato general del presidente Juan Vicente Gómez en 1933 como un regalo para la ciudad por ser nombrada capital del estado; y fue tallado entre los años 1934 y 1935 sobre el cerro llamado El Calvario.

El monumento muestra al santo de pie con 19,8 metros de alto, sosteniendo una cruz y con un cordero echado a los pies; además, en sus alrededores se encuentran tallados varios leones de concreto y cañones antiguos que funcionan simbólicamente como protectores de la estatua.

La historia del monumento empezó cuando Gómez prometió obsequiarle a los habitantes de San juan un monumento de su santo patrono, cuando decide mandarlo a construir les dice a las personas de la ciudad la siguiente frase: “Me pedían un San Juan y ahí tienen el Sanjuanote”; fue desde ese momento que la estatua adoptó este sobrenombre por el que es conocido por muchos en todo el territorio venezolano.

Además de ser una gran escultura, también hubo cierta polémica en su construcción, ya que esta iba a tener el brazo derecho levantado y con el dedo índice hacia arriba. Sin embargo, a Gómez no le gustó la idea y mandó a bajar el brazo, colocarlo en el costado del cuerpo mientras sostenía un trozo de pan. Alejandro Colina era el constructor de la obra y se negó a seguir las órdenes del dictador, lo que hizo que fuera despedido del proyecto, acusado de comunista y llevado preso. Fue otro escultor el que terminó la obra.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

2 + Diez =