La recuperación de la Torre de David podría activarse gracias a un proyecto de un grupo de un grupo de ingenieros y arquitectos venezolanos, quienes iniciarán los estudios y movimientos para recuperar en su totalidad el Centro Financiero Confinanzas en San Bernardino, Caracas.

Lo que fue la construcción del octavo rascacielos más alto de América Latina, inició su construcción en 1990 creando gran expectativa por ser una obra de tal envergadura, donde 45 pisos y 190 metros de altura, edificarían una superficie de 121.741 m².

La crisis bancaria de 1994 paralizó la construcción de la obra, creando una gran desilusión para los caraqueños y que hasta la fecha no se ha retomado, aun estando bajo el control del Estado.

Actualmente el abandono de la Torre de David es total. Sus espacios están completamente destruidos y hasta fue invadida por grupos familiares y algunas personas desadaptadas, que tuvieron que ser reubicadas por el Ejecutivo Nacional.

La recuperación de este emblemático monumento arquitectónico llevará inversión y trabajo a la capital de la república– asegura el arquitecto David Brillembourg– ya que el complejo está formado por 6 edificaciones, Atrio Comercial (lobby y salas de reuniones), la Torre A de 190 metros de altura que incluye un helipuerto, Torre B (apartotel), Edificio K, Edificio Z y el edificio de estacionamiento de tipo rampa, con catorce niveles.

En su planificación se preveía un desarrollo urbano compuesto por una torre rascacielos de 190 metros, oficinas, apartotel y comercios; pero posteriormente el proyecto fue transformado para albergar un hotel, comercios y la sede de un denominado “Wall Street”, en Caracas, en una superficie de 12 hectáreas.

De acuerdo, a informaciones, para rescatar en su totalidad la Torre de David para Caracas se requiere inversión extranjera, ya que la mano de obra, tanto profesional como laboral, está en el país.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

13 + 4 =