El próximo 19 de mayo llegará a las salas de cine el documental Dancer, material audiovisual que narra la polémica historia del bailarín clásico Sergei Polunin, uno de los artistas más espectaculares de nuestra era, que además trae a cuestas una historia llena de dolor y excesos en su largo camino a la fama.

Proveniente de una familia humilde de Ucrania, las condiciones económicas en las que nació no parecían garantizar que llegaría a la fama, pero la separación de los miembros de ese hogar, en busca de alternativas para garantizar la formación académica de Polunin, trajo una luz de esperanza, sin imaginarse que esta fragmentación sería también la causa del gran dolor del artista.

Con solo 19 años, Polunin se convirtió en el mejor y más joven bailarín de la British Royal Ballet School.  Su actuación perfecta, así como la grandiosa interpretación de sus personajes, cautivó al público y las personas eran capaces de comprar entradas para verlo, aunque tuvieran que esperar dos años por este acontecimiento.

Sin embargo, la triste historia de este bailarín clásico estaba por comenzar, pues el divorcio de sus padres trajo consigo una etapa de alcoholismo, el consumo de cocaína y los excesos en fiestas. Las polémicas comenzaron a emerger y en el año 2012 se retiró del Royal Ballet, argumentando que se sentía tan desgraciado, que el artista que llevaba dentro estaba muriendo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × cinco =