Astrónomos indios aseguran que la pintura de una roca de hace 5000 años retrató un Supernova. El descubrimiento se desarrolló en la región de Cachemira, en el sur de Asia, y se cree que el evento cósmico sucedió en el 3600 AC.

Así se puede leer en un estudio publicado en el Indian Journal of History of Science, donde se asegura que los dibujos rupestres en el mineral representan la explosión final de una estrella moribunda. Los científicos especularon que una tribu observó un objeto brillante en el cielo, y que al no comprenderlo quisieron plasmarlo a través de la pintura.

Esto convertiría al dibujo en el mapa celeste más antiguo del mundo, y no un dibujo de caza normal como se creía anteriormente. En la ilustración se muestra dos objetos brillantes en el cielo, con figuras de animales y humanos debajo, siendo el trabajo del astrofísico Mayank Vahia el que llevó a la conclusión de este descubrimiento, al descartar opciones a través del rastreo de la emisión de rayos X de alta intensidad.

La conclusión: la supernova HB9, que explotó aproximadamente en 3600 AC, y está a unos 2.600 años luz de distancia. Algo que encaja perfecto con las constelaciones que rodeaban a la supernova en el dibujo: que es un hombre con arco y la flecha a la izquierda, representado a Orión; el ciervo es Tauro; el hombre de la derecha sosteniendo una lanza es parte de Piscis; y el perro es la galaxia de Andrómeda.

Antes se pensaba que representaba una escena de caza

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

trece − cinco =