Una enorme escultura se estrenó recientemente frente a las instalaciones del hotel Selina en Monteverde, Costa Rica.  La obra representa a un gigante que salió de la reserva indígena y se sentó frente al hotel a descansar y para cuidar a los turistas que visiten este atractivo turístico, ubicado en el bosque lluvioso.

Los artistas a cargo de la escultura son el argentino Rodrigo Avalle y el nacional Gabriel Muñoz, quienes contaron con la ayuda de sus ayudantes Alexis López, de nacionalidad nicaragüense y Andrés Quesada, otro costarricense.

La idea empezó a tomar forma en sus cabezas hace unos cuatro meses y duraron tres semanas y dos días construyéndolo.

La escultura mide nueve metros de largo (de la punta de las manos a los pies) y 4.5 metros de alto (de las nalgas a la cabeza), para un total de 13.5 metros la figura completa.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

diecinueve − 14 =