Convertir edificios antiguos en hoteles de lujo se ha convertido en una tendencia rentable. Indudablemente atrae clientes que desean descubrir las innovaciones del espacio o que quieren ver de cerca la evolución histórica de una edificación llena de historia.

Carlos Luís Aguilera Borjas te trae los detalles del que por más de un siglo fue la sede del Banco de Holanda, ahora convertido en el Hotel W Ámsterdam.

Sus paredes de hormigón fueron encubiertas por una llamativa fachada de piedra que renovó la imagen exterior, y su puerta de acceso fue restaurada a su diseño original.

Carlos Aguilera Borjas reseña que una de las cosas más atractivas del W Ámsterdam es ver como manejaron el espacio y el diseño, ya que en su interior coexistían bóvedas en la planta baja y el sótano, así como oficinas desde el primer piso.

Hoy esos espacios fueron transformados para albergar

  • 66 habitaciones y suites
  • Restaurante de lujo
  • Bar
  • SPA
  • Gimnasio

Además de servicios 5 estrellas, el W Ámsterdam ofrece un área de 700 m² que funciona como área de exhibición para la moda, el arte y el diseño, uniendo las comodidades de un alojamiento de lujo y moderno con la plataforma para promover la cultura y atraer a visitantes de todo el mundo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 + Once =