El pasado mes de octubre se le fue otorgado a los arquitectos Tomás Vega y Camilo Ramírez el premio de “Arquitectura efímera de interiores” tras llevar a cabo su proyecto basado en una capilla móvil, diseñada para el padre colombiano Felipe Escobar.

El galardón fue otorgado en la vigésima sexta edición de la Bienal Colombia de Arquitectura y Urbanismo, después de cuatro años cuando Escobar conociera como voluntaria a una pariente de Vega, quien lo contactó con el experto en estructuras para recrear lo que sería hoy en día “una capilla móvil”.

Vale destacar que la idea que estuvo acompañada de la bendición del papa Francisco contó con una suspensión en el año 2016, reactivándose con la visita del pontífice al país suramericano.

La estructura cuenta con al menos ocho metros cuadrado, teniendo una capacidad máxima de seis personas, decorado así con vitrales, acrílicos y pórticos metálicos, los cuales le dan un toque de capilla tradicional.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × 3 =