Las subastas de primavera de Nueva York llegaron con diversos récords de ventas, entre ellos el que impuso Constantin Brancusi, pintor y escultor rumano que se convirtió en la estrella de la noche con la venta de La Muse Endormie por más de 57 millones de dólares, luego de que los asistentes pujaran por ella por más de diez minutos.

La Muse Endormie forma parte de una serie de seis piezas que fueron barnizadas en bronce, creadas a partir de la pieza original tallada en mármol. Los especialistas de Christie’s habían supuesto que la obra saldría con precio de martillo de unos 40 millones de dólares, pero el precio final superó por mucho las expectativas.

Brancusi es considerado uno de los grandes pioneros del arte moderno. Sus creaciones no solo se limitan a las piezas tridimensionales y a la escultura, también experimentó con la fotografía. El conjunto escultural que se encuentra en Targu Jiu es considerado uno de los más importantes de su carrera. La obra es un homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial.

Además de Brancusi, también consiguieron cifras importantes artistas como Robe Bleue con la pieza Femme Assise, que alcanzó los 45 millones de dólares y una serie de paisajes de Claude Monet obtuvieron en suma más de 20 millones de dólares en ventas. Chagall volvió a ser noticia en materia de subastas con Les trois cierges, obra que salió por un monto de 14,5 millones de dólares.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

catorce + veinte =