El sueño de Wagner de ver permanentemente su obra representada se cumplió con la construcción del Bayreuther Festspielhaus, conocido también como el Teatro del Festival de Bayreuth, un evento que se realiza desde 1876 y que ya cuenta con casi 150 ediciones, y que tiene como eje central la obra operática del compositor germano.

El propio Wagner fue el hombre que estuvo detrás de la creación de este proyecto, adaptando un proyecto que Gottfried Semper había desarrollado para un teatro de Munich que nunca se llevó a cabo, a menos no en Alemania. Otto Brückwald fue el arquitecto encargado de la edificación de este teatro, supervisado en todo momento por el compositor.

La relación del Bayreuther Festspielhaus con Wagner es tan significativa, que la primera piedra de este emblemático recinto se colocó el 22 de mayo de 1872, día del cumpleaños del compositor. Fue inaugurado el 13 de agosto del año 1876, con la presentación al público de la tetralogía de El anillo del nibelungo por primera vez en la historia.

Debido a que el teatro fue construido con materiales como la madera y el ladrillo, algunos le dieron el apelativo de El granero. La construcción fue posible gracias a la ayuda económica de Luis II de Baviera y presentó para la época algunas novedades, como la oscuridad total en la sala, un doble proscenio para dar la sensación de lejanía del escenario y un foso de orquesta que el propio Wagner definió como “místico”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

siete − 2 =