Olivier Rousteing es el diseñador encargado de poner vestuario a una nueva propuesta del bailarín Sébastien Bertaud, quien llevará al mítico Palais Garnier de París un montaje en el que intervienen otros tres profesionales de la danza. Rousteing, que actualmente es el director creativo de Balmain, no dudó en aceptar la propuesta, consciente de que se abre una nueva alternativa para la firma.

El diseñador que se encuentra al frente de Balmain tuvo carta blanca para interpretar, desde su perspectiva como diseñador y como un hombre que en su infancia estuvo ligado al ballet de alguna manera, la propuesta coreográfica de Bertaud para diseñar el vestuario, lo que supone una total innovación de las técnicas tradicionales.

Las propuestas de Rousteing están inspiradas en el estilo Luis XIV y combina los elementos del ballet más clásico: la sensualidad y la sexualidad. Como es de esperar este innovador vestuario viene acompañado de la Haute Couture que caracteriza a esta firma.

Toda la propuesta de Bertaud es sumamente interesante, porque los dibujos de Rousteing, sus estudios y aproximaciones al vestuario, le han servido de inspiración para dirigir a los bailarines en escena. Esta propuesta tan interesante apunta directamente al nuevo público que está acudiendo al teatro, un público sediento de alternativas frescas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres + 16 =