El Ballet Nacional de Cuba dedicará su próxima temporada al Día Internacional de la Danza y al Premio Nacional de esta manifestación en 2019 el maestro de la isla Adolfo Roval.

En ese sentido, la entrega del galardón a Roval tendrá lugar de manera especial el 27 de abril en la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, y las presentaciones se harán en ese coliseo los días 26, 27 y 28 de este mes.

“Próspera”, de Cathy Marston, inspirada en La tempestad, de William Shakespeare, que figura en la selección para la cita, es obra reconocida por la crítica por su capacidad de atrapar al espectador desde el primer segundo, con orquesta en vivo, el genial vestuario (Jean-Marc Puissant), el escenario desnudo, los personajes definidos y el lenguaje técnico brillante.

El programa de la presentación incluye, además, la pieza Canto vital, obra que ha sido remontada por el maestro Lázaro Carreño y que cuenta con la coreografía de Azari Plisetski, música de Gustav Mahler y vestuario de Salvador Fernández.

Llegará también a escena la coreografía Vestida de nit, de la española María Rovira, con acompañamiento musical de Silvia Pérez y como cierre del programa aparece Majísimo, divertimento que presenta un contrapunto entre aires hispánicos y la técnica del ballet clásico, con coreografía de Jorge García.

Destacan también en la presentación las piezas Espartaco (Dúo de amor), de Azari Plisetski; Valsette (Versión de Nuestros valses), de Vicente Nebrada; e Invierno, de Ely Regina Hernández.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

5 × 3 =