La artista colombiana Tiz Henríquez nació con toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que le afectó la mácula (retina) del ojo y, en consecuencia, no puede ver normal: no discierne bien los colores, ve borroso de cerca y de lejos, tiene dificultades con la profundidad y la visión periférica (por los lados) no es completa.

La abogada y artista antioqueña Tiz Henríquez vió otro camino en las artes plásticas y lanzará su primera exposición de arte abstracto, con 13 piezas.

Su maestra fue su madre, pintora, quien le enseñó de acuarela, pastel, acrílico y cáustica. Esta abogada se especializó en Derecho Bursátil, aunque seguía pintando.

Hace un año comenzó a hacer una serie de pinturas que reunían la forma en que veía las cosas. “Si tuviera que decir una palabra llamaría a esta exposición Visión, porque así veo y siento las cosas, con matices a veces fuertes, otras suaves”, explica.

Escribió recientemente una declaración en su sitio que no es tanto cuánto ve sino lo que se siente.

“El mundo es complejo con sombras y luces, con caminos rocosos llenos de flores y pájaros. Quiero con mis trazos libres y sin miedo mostrar la fuerza, con los colores mostrar las luces y las diferentes tonalidades, y con las texturas trasmitir emociones”.

En ese sentido, la artista plástica hará su primera exhibición con 13 acrílicos en pequeño, mediano y gran formato en el Hotel Art Boutique.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 × 2 =