El artista alemán Arndt Schlaudraff ha sido noticia durante estos últimos meses por la creación de una serie de construcciones que emulan precedentes del mundo real, pero que carecen de su materialidad y color gracias al uso de bloques blancos de Lego.

Los resultados han sido formas estériles, definidas por la ortogonalidad de los bloques que se encajan y nos remiten a algunas obras ya consagradas en el mundo de la arquitectura.

Este trabajo lo ha exhibido a través de su cuenta de Instagram, recreando en la red bandera de la publicación de fotografías íconos como el Tate Modern, el Centro de Innovación UC de elemental y el Pabellón de Barcelona, diseñado por Mies van der Rohe.

Su material artístico estuvo en sintonía con la primera edición de la Bienal de Arquitectura de Chicago, donde las exhibiciones más destacadas reunieron elementos de uso diario como grapas, cajas, rocas y pelotas de ping pong, junto a figuras humanas a escala, proponiendo nuevas formas arquitectónicas, como fue el caso de la ponencia “ Architecture is Everywhere de Sou Fujimoto Architects.

Es por ello que el trabajo de Schlaudraff ha resultado enormemente interesante, gracias su estilo innovador que le añade a la arquitectura actual un toque de frescura y versatilidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

6 − dos =